lunes, 6 de octubre de 2008

chorreadas cosposas

El maíz y sus mazorcas son la herencia de oro de la cultura indígena. Conocedores de tus tiempos de siembra y cosecha. De sus usos y recetas. Así se heredaron las tortillas de masa de maíz y las hechas con sus propios granos.

Las chorreadas son tortillas de maíz tierno molido, aliñada y cocidas en un comal. Y las cosposas son las mismas tortillas pero con maíz más sazón, entre seco y tierno. La preparación se hace con una masa algo líquida y se deposita en el comal en forma “chorreada” donde se fríe hasta que esté dorada. Una presentación del Sr. Ricardo Dávila, indica que “En la jerga de las tortilleras, se conoce la tortilla cosposa, porque está hecha de maíz COSPO. Dícese del maíz que no ha madurado todavía y que está como dice el otro dicho “ENTRE CAMAGUA Y ELOTE”. Este maíz al cocerlo no elimina hollejo, como sí lo hace el maíz maduro y seco. Entonces este maíz nos da una tortilla diferente, pero muy sabrosa al paladar.
Hay un dicho que dice “ESTAR COSPOSóN”. Según explica Dávila este dicho nos viene derivado del maíz cosposón, y es un calificativo que se le asigna a un varón maduro y fornido y en buen estado de salud. También se le da ese calificativo a la mujer madura pero que conserva su belleza y salud, se dice que es una mujer COSPOSONA.
Bueno esto es algo de cultura costarricense. Entrando en la receta primero se desgranan unos 8 elotes en forma manual, o puede ayudarse con un cuchillo. Se muelen en un molino, máquina o un procesador de manera que se obtenga una masa con pedacitos de maíz todavía.

Luego en la licuadora se mezcla la mitad del maíz con 1 huevo, queso semiduro rayado, cucharadas de azúcar, 3 cucharadas de harina, pizca de sal, ½ cucharadita de vainilla y 4 cucharadas de leche si es necesario. La mezcla debe quedar como la textura para hacer arepas (pancakes). También puede eliminarse el azúcar y dejarlas saladas.
En un sartén o en un comal a medio fuego, preferiblemente de hierro, vaya haciendo las chorreadas vaciando la mezcla con un cucharón para que todas queden iguales.
Cocine por un lado y cuando las orillas se vean doradas dele la vuelta con cuidado y cocine por unos momentos más hasta que esté bien cocida. Se sirven acompañadas con natilla, queso y por supuesto con un buen café. El sabor característico del maíz se mantiene en todo el proceso, por lo que son una singular delicia.  

18 comentarios:

cibercuoca dijo...

Hola Capricornio, no me queda ninguna duda que estas chorreadas deben ser deliciosas, me acuerdo de la máquina (a manija ) que tenía mi abuela para moler el maiz y hacer las tortas.,

Recetas al instante dijo...

hola te animo a hacer las magdalenas o cupcakes la verdad quedaron bien ricas y son muy faciles de hacer.
Saludos
olga.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Sabes me recordaste a mi mamá ella usa el término Cosposas jaja, tenía años de no oír en otra persona ese término. Que delicia de recetas, sabes yo hago un tamal asado con maíz tierno, le agrego natilla casera, leche en polvo y liquida, mantequilla dos pinos y queso rallado y después al horno, que da delicioso.
Saludos

Oca dijo...

Joder! y perdona la exprecion, pero es que acabo de llegar a tu blog y éste ha sido la primera entrada que he leido, y madre mía. A parte de la receta la adornas con buenas fotos y sobre todo de explicaciones sobre las cosas que usas y la receta en si, con un poco de historia. Me encanta!!!!! de verdad!!!

Por cierto, he hecho otras cosas parecidas a la que comentas en esta entrada, y resulta que en mi ciudad no consigo encontrar el maiz, asi que usé maiz tierno que viene en latas, y la verdad es que no se si se aproxima el sabor al original, pero al menos está bueno.

Un saludo!!!!

Pilar dijo...

¡Qué buenas recetas nos pones siempre Capricornio!, aunque algunas no las puedo hacer, por falta de ingredientes, disfruto leyendote e imaginando tus sabores.
Buena la explicación sobre los cosposones y cosposonas, no había oído nunca esta palabra. Un beso

Mai dijo...

Hola Capricornio , me alegra mucho que te gustara mi atun aunque lo que de verdad te impresionó fué el " platón " anda di que si...jejejeje.

Estupendo post el del maíz , me encantaría poder hacer estas chorreadas ¿ tu crees que puedo utilizar mazorcas de esas tiernas que venden envasadas al vacio?

ya me dirás , un saludo

cartaguita dijo...

Chorreadas mis favoritas que rico..se me hace la boca agua a mi me gusta ponerle un poquitico de natilla encima ..no puedo esperar para ir a Tiquicia y pedirle a mi mami que me haga unas, deliciosoooo

Ricardo dijo...

Estoy haciendo esta receta en este mismo instante, vamos a ver que..

Nunca he la vida he cocinado jaja..

saludos

Yana dijo...

Hola, acabo de conocer tu blog y me interesó mucho, soy mexicana y viví en Costa Rica por 3 años, las chorreadas eran uno de mis platillos favoritos las comíamos en Doña Lela, con natilla y queso, delicioso y muchas gracias ahora podré prepararlas!!

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Unknown dijo...

Gracias por la receta!! Cuando era niño mis tías abuelas preparaban las cosposas. Eso sí, molían el maíz en metate de piedra. Voy a aprovechar unos elotes que estaban ya cosposos y me los vendieron por tiernos.

Hernan dijo...

Hola hola.. Me encantan las Cosposas, con su sabor característico más de un maíz maduro. . Saludos y buenísima información..

Cocina Costarricense dijo...

Pura vida Hernán.. saludos y gracias por tu comentario

Unknown dijo...

Me gusta son una delicia


Unknown dijo...

Hola .... personalmente, prefiero las cosposas, me trasladan con mi abuela paterna (qdDg), esa textura y el sabor nunca pude olvidarlos, siendo una mocosa, me quedaba a su lado para aprender de ella, una dulzura de mujer, su paciencia y dedicación en todo lo que hacía son su legado, su ingrediente principal: el amor
al cocinar; y ahi andaba yo siempre, preguntando y pidiendo una oportunidad para mover o hacer una tortillita. Aquella mujer regordeta con el pelo cano, un delantal bordado por ella, al lado de la cocina de leña de losa blanca, y una sonrisa de aprobación para aquellas manitas que siempre andaban revoloteando por sus recetas, ella, me enseñó a hacer cangrejos de yuca, arroz con leche,tortillas palmadas, arroz guacho. Fue mi maestra de hogar, aprendí a bordar, a hacer ruedos bien jalaos", a pegar botones y ojales a mano, mientras escuchaba en la radio a su amor platónico decir: "tiré tu pañuelo al río para mirarlo como se hundía..." nunca una nieta disfrutó tanto con aquella abuelita de arruguitas profundas y sonrisa eterna.

Unknown dijo...

Hola .... personalmente, prefiero las cosposas, me trasladan con mi abuela paterna (qdDg), esa textura y el sabor nunca pude olvidarlos, siendo una mocosa, me quedaba a su lado para aprender de ella, una dulzura de mujer, su paciencia y dedicación en todo lo que hacía son su legado, su ingrediente principal: el amor
al cocinar; y ahi andaba yo siempre, preguntando y pidiendo una oportunidad para mover o hacer una tortillita. Aquella mujer regordeta con el pelo cano, un delantal bordado por ella, al lado de la cocina de leña de losa blanca, y una sonrisa de aprobación para aquellas manitas que siempre andaban revoloteando por sus recetas, ella, me enseñó a hacer cangrejos de yuca, arroz con leche,tortillas palmadas, arroz guacho. Fue mi maestra de hogar, aprendí a bordar, a hacer ruedos bien jalaos", a pegar botones y ojales a mano, mientras escuchaba en la radio a su amor platónico decir: "tiré tu pañuelo al río para mirarlo como se hundía..." nunca una nieta disfrutó tanto con aquella abuelita de arruguitas profundas y sonrisa eterna.

Cocina Costarricense dijo...

Que hermoso relato. Toda una anécdota de vida, la gran herencia de humanidad, humildad y buen sazón. Sin duda el amor de los abuelos, en cada cosa que logran transmitir es lo que hicieron cosechar el valor por las cosas, por apreciar, aprender y cuidar.
Bendiciones y gracias por compartir tan especial sentimiento

Unknown dijo...

Ruquisima .... Muchas gracias por compartir